Semanariolapagina.com

"Información con calidad"

Editorial

 

 

Nuestras fronteras se han abierto de par en par

 

    El país se vio consternado con el crimen de una familia completa, padre, madre, un niño y una niña, siendo los menores las víctimas de un individuo inescrupuloso, del que se tiene férrea sospecha reside en el país siendo extranjero con antecedentes. El hecho grave no es su condición migratoria como extranjero, sino el libre tránsito de un sujeto de extrema peligrosidad tanto para sus coterráneos como para nacionales.

 

   Nuestro sistema migratorio ha procurado cumplir estándares de convenciones, para dar buen trato y acogida a los húespedes de otros países, sea por hechos políticos, sea por la pobreza de su lugar de origen,  bondad que no debe sobrepasar la seguridad de los individuos nacionales y residentes o de visita turística.

Es hora de que nuestro país tome las riendas en materia de extranjeros indeseables que en otras naciones el sistema judicial no se anda con contemplaciones.

 

   Bien sabido es que los derechos pesan, pero por encima de éstos los deberes, y qué más que purgar al país de sujetos que entran, salen o incluso permanencen a la libre, los controles evidentemente están fallando. Debemos retomar la seguridad nacional en este ámbito. Más contundencia, mayor respeto a la autonomía de nuestro sistema policial es lo que urge. 

comments
e-max.it: your social media marketing partner

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar